¿Cómo debe ser el calzado apropiado? Hablamos de tacones y bailarinas

zapatos mtraining minerva

Buenas a todos!! Sabéis que me gusta hablar de cosas reales y cotidianas que nos puedan pasar a diario. Hoy os traigo la cuestión de los tacones. Esos zapatos tan bonitos pero que los carga el diablo, con los que decimos que nos estiliza la forma del cuerpo pero que a cambio pagamos el precio de dañar a nuestros pies y espalda.

Valorar si nos merece la pena ir todos los días con este tipo de zapatos dependerá de cada uno, yo solo te daré unos tips para sobrellevarlos mejor mediante ejercicio físico.

La elección del calzado es muy importante en nuestro día a día. Los pies son los que soportan nuestro cuerpo, nos conceden la posibilidad de andar y aunque no lo pensemos es el centro neurálgico de muchas lesiones que se reflejan en el tronco y tren superior. De los pies parte el movimiento y sin ellos no podríamos hacer ni la mitad de cosas que realizamos a lo largo del día. Cuidarlos es fundamental para asegurarnos un buen futuro libre de lesiones.

Habitualmente, quitando las zapatillas de deporte, solemos elegimos para vestir bailarinas o tacones. Tanto una elección como la otra tiene sus pros y sus contras para nuestros músculos y articulaciones.

BIOMECÁNICA DEL CUERPO CON AMBOS CALZADOS

La marcha se realiza implantando el talón primero y rodando el hasta apoyarlo completamente, equilibra el cuerpo para que pueda elevarse el otro pie y posteriormente se una extensión de tobillo que produce la impulsión para desplazarnos

Debido a la aparición del calzado la mecánica de la marcha acentúa el apoyo de talón.

En el caso de las bailarinas el suela es demasiado fina por lo que el pico de impacto es muy alto, la suela no absorbe casi nada y el talón lo recibe prácticamente íntegro y por consecuente asciende en cadena hasta la espalda.

Al no tener ningún tipo de sujeción el pie los estabilizadores del pie trabajan demasiado por lo que si tenemos tendencia a pronar o supinar (formar de pisar) el estrés sobre el pie aumenta pudiendo causar fascitis plantar.

calzado mtraining minerva

En el caso de los tacones el talón no se ve afectado el talón pero si los metatarsos. El apoyo del pie al elevarse por detrás recae todo sobre esa zona. Si añadimos que la horma de estos zapatos suele ser estrecha, paso tras paso contribuiremos a que nuestros pies se deformen con juanetes y los dedos amontonados.

La biomecánica corporal cambia y ahora el centro de gravedad está desplazado hacia delante. Nuestras rodillas van a soportar un estrés del 200% más que con un calzado plano luego existe más riesgo de artrosis y condromalacia ya que se desgasta más el cartílago.

Para compensar ese cambio de posición y mantenernos erguidos extendemos más la espalda provocando mayor lordosis o curvatura lumbar. También la activación del core se verá afectada por este cambio. Ese tono permanente que debe guardar la musculatura no se dará al no estar posicionada correctamente. Nuestra espalda queda temporalmente desprotegida y con ello un dolor lumbar asegurado.

Los gemelos se encuentran en constante tensión por lo que esta musculatura tenderá a acortarse. Es más, aquellas personas que acostumbran a ir siempre con tacones les resulta casi imposible andar con zapatos planos aludiendo a este motivo. No tienen un gemelo lo suficientemente flexible como para bajar el talón al suelo y ejecutar la acción de andar.

¡El tamaño importa! Un tacón de 4 cm la distribución de cargas sobre el metatarso es de 57% y sobre el talón un 43%. Al no estar tan elevado el pie el peso se reparte. En cambio un tacón de 7 cm el reparto de la carga es mucho más desigual delante recae una 75% del peso. Por consecuente es mucho más desigual. Conforme aumenta el tacón se abre más esa brecha así que los tacones altos para ocasiones especiales. Nuestro tobillo también corre peligro al tener que trabajar sobre una plataforma tan inestable como es un tacón. Cuanto más fino más inestable por lo que se lo ponemos más complicado aún. Si llevamos mucho tiempo los estabilizadores se fatigan y la probabilidad de sufrir un esguince aumenta.

2 cm de realce en nuestro talón reparte la carga de manera equitativa entre el talón y los metatarsos

CONSEJOS DE ACTIVIDAD FÍSICA

Como siempre digo prácticamente todo es entrenable. Incluso para llevar tacones o bailarinas hay que estar preparados. Por eso es necesario realizar una serie de ejercicios que garanticen la estabilidad, fortaleza y flexibilidad de las estructuras implicadas en la marcha.

Si llevo bailarinas:

  • 3×20 flexo-extensiones de tobillo.
  • 4×12 flexión de dedos durante 3 segundos con cada pie.
  • 3×20 segundos equilibrio a pata coja.

Si llevo tacones:

  • 4×30 segundos estiramiento pasivo de gemelo y de sóleo.
  • 60 Pasos descalzo
  • 3×30 sentadillas
  • 4×12 talón-punta. Andando realiza un apoyo de talón y rueda el pie hasta terminar de puntillas. Si no te agarras a nada mejor.
  • 2 minutos en posición de orador.

La activadad física nos ayuda a mejora en nuestra vida cotidiana. Incluso cuando no podemos o no queremos suprimir alguna cosa ésta nos prepara para afrontarla de la mejor manera posible.

En cualquier caso debemos elegir el calzado adecuado para cada momento y valorar si realmente debo llevar continuamente tacones o bailarinas y durante cuanto tiempo. Ir alternando los tipos de calzado es una buena opción para dar descanso a ciertas estructuras. Pensar en el futuro nunca está de más, unos pies sanos es sinónimo de bienestar. Una buena pisada nos librará de lesiones no solo a nivel del tobillo sino también de rodillas, cadera y espalda. Somos una cadena y si algún eslabón falla toda la cadena acabará afectada.

Así que a practicar estos sencillos y rápidos ejercicios para mantener nuestros pies en forma y listos para montarlos en cualquier zapato.

salto mtraining minerva

Dame los zapatos adecuados y conquistaré el mundo.

2017-12-23T10:40:54+00:00

Leave A Comment